Sobrevivientes Siempre Resistentes-Memorias de Rebeldías Feministas

Sobrevivientes siempre Resistentes surge de mujeres sobrevivientes y ex presas políticas de la Dictadura Cívico-Militar de Pinochet, específicamente del Centro de Torturas nombrado por los criminales «Venda Sexy» o «Discoteque». Desde esta organización surge luego la Colectiva feminista Memorias de Rebeldías Feministas. Ellas han plasmado en un libro su propuesta del concepto y tipificación de la VPS, Violencia Política Sexual.

La Violencia Política Sexual es Terrorismo Estatal: Aproximaciones desde la experiencia y la memoria contra la impunidad en Chile (Libro completo en PDF)

En archivo adjunto envíamos nuestro libro “LA VIOLENCIA POLÍTICA SEXUAL ES TERRORISMO ESTATAL: aproximaciones desde la experiencia y la memoria contra la impunidad en Chile”, escrito por el Colectivo de Mujeres Sobrevivientes Siempre Resistentes y Memorias de Rebeldías Feministas.
El libro puede ser difundido y reproducido, únicamente, no puede ser comercializado.
Quedamos atentas a sus comentarios y como siempre, podemos organizar una conversación sobre sus contenidos.

LA VIOLENCIA POLITICA SEXUAL ES TERRORISMO ESTATAL: aproximaciones desde la experiencia y la memoria contra la impunidad en Chile» (septiembre 2021)

Su lectura permite encontrarnos en convicciones comunes, entre ellas: terrorismo de Estado, tortura, impunidad, racismo, colonialismo, capitalismo, patriarcado. A seguir resistiendo como luchadoras, no como víctimas, en un proceso continuo, como el bello símbolo del hilo rojo que acuñan Memorias de Rebeldías Feministas

«Sin acomodo en la Democracia de los Acuerdos»

«Una de las discusiones que tomó mayor importancia aquella tarde fue nuestra necesaria autonomía frente a la Coordinadora Feminista 8M, ya que en reuniones pasadas habíamos manifestado que nuestra postura política se apartaba de lo resuelto por dicha instancia en el sentido de incorporarse a la Mesa de Unidad Social. Rescatábamos la necesaria autonomía de las organizaciones sociales frente a los partidos políticos, con prácticas patriarcales y sin ninguna perspectiva feminista, más allá de transformar las demandas del pueblo movilizado en un pliego de peticiones a ser negociado con el Estado…”