RED DE TERAPEUTAS TIERRA Y TERRITORIO: QUIÉNES SOMOS

A menudo en nuestras comunidades vivenciamos dolor y traumas por la normalización de la violencia patriarcal en todos los ámbitos de la vida. Hay racismo, clasismo, machismo, misoginia, capacitismo, gordfobia, burlas, menoscabo y violencia institucional contra personas a las que se considera “fuera de la norma”, “distintas”, “discapacitadas”, “antisistémicas”; también hacia mujeres que viven violencia en contextos familiares y de pareja. Esto nos produce –y nos ha producido- heridas que pueden reactivarse en esta etapa.

DESDE NOVIEMBRE 2021 A FINES DEL AÑO 2020 PUDIMOS PROPORCIONAR ESCUCHA ACTIVA Y CONTENCIÓN A MÁS DE 170 CONSULTANTES.

ACTUALMENTE CONTINUAMOS con NUMEROSOS acompañamientos.

X Red de Terapeutas Tierra y Territorio

La RED DE TERAPEUTAS TIERRA Y TERRITORIO surge de Lesbianas feministas antirracistas Tierra y Territorio luego de la Revuelta Popular que inició el 18 de octubre del año 2019 en $hile.

Nos conformamos en la búsqueda de facilitarles contención, escucha activa, conversaciones liberadoras, a activistas, mujeres, lesbianas, disidentes sexuales, personas LGTBIQ+, migrantas de diversos territorios.

No somos institución ni ONG. No tenemos compromisos con ningún partido político ni con ninguna institución del Estado chileno. Tampoco accedemos -como organización autogestiva- a sus beneficios.

Somos cerca de 20 activistas, 16 terapeutas feministas y comunitarias de saberes alternativos y complementarios. Todas activistas, de tres territorios, Región Metropolitana, V Región y Gulu Mapu.

Varias de nuestras compañeras son acompañantas de mujeres pre y post parto, en situación de aborto y/o post aborto, apoyan orientaciones sobre redes de crianza; manejan herramientas prácticas de desarrollo personal, reiki, reiki lunar, limpieza energética, EMF Balancing, lectura de registros akáshicos, flores de Bach, cannábicas, chamánicas, rosas, orquídeas del Amazonas, chilenas y arquetípicas, aromaterapia y fitoterapia, yoga terapéutico y tarot terapéutico.

Hacemos nuestro activismo desde la terapia feminista, comunitaria, de saberes alternativos y complementarios, comprendiendo el valor de estas facilitaciones para el auto-fortalecimiento individual y de las comunidades que habitamos.

No buscamos adaptar a nadie, seguimos proponiéndonos búsquedas en las que podamos facilitar alivio y estrategias de enfrentamiento de la dificultades que nos plantea un sistema patriarcal, heterosexual obligatorio, capacitista y capitalista, que quiere condenarnos a la indignidad.

Algo de nuestra historia

En la primera etapa de Lesbianas feministas antirracistas Tierra y Territorio, (desde 2014), acompañamos coyunturalmente a comunidades mapuche en resistencia de manera contrainformativa y ocasionalmente buscando y/o proporcionando apoyo terapéutico para algunas integrantes. También gestionando apoyo para lesbianas víctimas de actos de lesbo-odio y otras mujeres que requerían apoyo en procesos de aborto.

Desde fines de Octubre de 2019, decidimos coordinarnos con activistas que manejan saberes terapéuticos para atender a activistas que han resistido en diversas primeras líneas de la Revuelta Popular iniciada el 18 de octubre de 2019 en $hile. Se trataba de consultantes que apoyaban con insumos y atenciones en salud en la Plaza Dignidad, también a lesbianas feministas –y a lesbianas y a feministas- que estaban siendo parte de la primera línea de lucha, integrantes de asambleas populares poblacionales y barricadas territoriales.

A medida que se instalaron las Pandemias, no solo de COVID 19, sino de “acuerdos de paz” y constitucionalismos que han buscado decretar el fin de la Revuelta Popular, fuimos sumando a más consultantes de los entornos familiares, vecinales, territoriales y movimientistas de las primeras consultantes: disidentes sexuales, migrantas, vecinas conflictuadas por situaciones de violencia machista y/o estados postraumáticos por torturas ejecutadas desde instituciones policiales. También fueron sumándose personas con discapacidad y dolores asociados al capacitismo y a la normalidad hegemónica del patriarcado capitalista, mujeres y disidentes sexuales con estados de ánimo vinculados al aislamiento social, empobrecimiento, y migrantas azotadas por el racismo imperante en $hile.

Sobre nuestros procedimientos

Las encargadas de coordinar, registramos sus teléfonos, y les contactamos por WhatSapp o por teléfono, coordinándonos con ustedes para una conversación de contención en primera acogida. Luego evaluamos con qué terapeutas podría ser más aportador para ustedes llevar adelante el acompañamiento.

Podría darse que trabajen con una de nosotras en primera acogida, más de una sesión (o no), o que trabajen con una nueva terapeuta, varias sesiones, y luego con otra terapeuta con saberes más atingentes a la etapa en qué ustedes, consultantes, estén. La idea es aportarles desde lo que podemos y sabemos.

En primera acogida las podemos atender por videollamada y/o por teléfono (si su número responde al territorio “+56”, es decir, al territorio del Estado de “chile”). Les preguntaremos antes, si prefieren solo llamada o sí aceptan por videollamada y qué sería lo más cómodo en esa ocasión para ustedes. Si su número de teléfono es de otro territorio, podremos llamarles por llamada de WhastSapp y/o por videollamada (si ustedes así lo prefieren).   

QUIÉNES SOMOS

Somos disidentas sexuales, lesbianas, mujeres, activistas con distintos oficios y profesiones, y podemos acompañarte.

A menudo en nuestras comunidades vivenciamos dolor y traumas por la normalización de la violencia patriarcal en todos los ámbitos de la vida. Hay racismo, clasismo, machismo, misoginia, capacitismo, gordfobia, burlas, menoscabo y violencia institucional contra personas a las que se considera “fuera de la norma”, “distintas”, “discapacitadas”, “antisistémicas”; también hacia mujeres que viven violencia en contextos familiares y de pareja. Esto nos produce –y nos ha producido- heridas que pueden reactivarse en esta etapa.

Te proponemos contención, escucha activa, conversaciones liberadoras y acompañamientos.

Nuestro enfoque es feminista, de clase, y antirracista. Trabajamos hace años en el Intercambio de saberes feministas y facilitación terapéutica gestionando nuestras propias sobrevivencias y a la vez solidarizando con compañeras que en determinados momentos no han podido acceder a contención terapéutica.

En esta crisis de aislamiento social cuya base es el COVID 19, pero también la represión     de Estado contra comunidades en resistencia, pueden surgir mayores dificultades emocionales, estrés, temor, puede re-aparecer “la culpa” y/o el dolor de los estigmas. Podemos estar viviendo violencia machista de parte de familiares, comunidades, organizaciones, por eso: hablemos…

(dibujo Daniela Aravena)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *