ANGÉLIKA KREBS: TESTIMONIO DE VIOLENCIA (1994)

(Detalle de la página origonal en la que publicamos el testimonio de Angelika Krebs)

JUSTICIA Y VIOLACION
x Puntada con Hilo (Sección «Noticias»)

Angelika Krebs, alemana, filósofa feminista, de la Universidad de Frankfurt, 33 años, vino a participar en un seminario sobre Violencia y Género (femenino), en el Instituto Goethe.
En Chile, fue violada.

Se fue de nuestro país con sentimientos encontrados: «Con una tremenda rabia contra la institucionalidad que no hace justicia a las mujeres, porque acá un hombre puede violarlas cuando quiere y ellas están desprotegidas. Con mucho miedo de haber quedado embarazada y de contagiarme de SIDA.

Con el aliento y la solidaridad de mujeres chilenas, la mayoría feministas, que me apoyaron sicológicamente y en todos los trámites que he tenido que hacer».

Testimonio
«El domingo 4 de septiembre salí a caminar en la mañana. Me fui por Bellavista hasta al Zoológico. Busqué un camino que llegara a la parte verde del cerro, pero no lo encontré. Volví a la puerta central, había mucha gente, incluso personas haciendo picnic. Le pregunté a unas niñas cómo entrar al área verde y me respondieron que existen caminos laterales y que por ellos se podía llegar más rápido. Seguí sus indicaciones. Delante mío caminaba un hombre que daba impresión de pobreza, andaba con dos bolsas de supermercado muy gastadas y un chaquetón raído. Se quedó parado y me habló. No alcancé a responder y él, en un segundo, me tomó de los hombros y me tiró al suelo violentamente. Traté de defenderme, pero noté que no podía hacer nada contra él. Entonces, me violó. Mientras lo hacía, me decía constantemente en inglés: ¡yo mato, yo mato!
Cuando todo pasó traté de levantarme, él me tomó y me tiró al suelo, lo hizo varias veces. Me decía: tranquila, tranquila, si vas a la policía te voy a matar».

Ni de noche ni de día, ni…
A Angelika se le advirtió al llegar a Chile, que el Cerro San Cristóbal y el Santa Lucía son peligros de noche… «Nadie me dijo que también lo eran de día o que no podía ir sola. Mi novio, que me había acompañado, abandonó Santiago el día 3 y yo salí a pasear», explica.

¿Cuál será el mensaje para nosotras las mujeres?
No salgas sola de noche
no salgas sola de día
no salgas de mañana ni de tarde
no salgas… la calle no es un lugar para ti…

Abortar…
Luego de la violación, Angelika fue a la Clínica Alemana. El ginecólogo la revisó rigurosamente, tomando muestras del semen y todas las pruebas pertinentes.
Le preguntó al médico si con esos exámenes se cumplían los requisitos solicitados por el Instituto Médico Legal, y él respondió que sí. También quiso saber ¿qué hacer en caso de embarazo?
En la segunda respuesta, Angelika descubrió que según las leyes chilenas, las mujeres violadas no tienen derecho a decidir sobre su vida y son obligadas a permitir el curso de una gestación producto de una agresión.

Diálogo de sordos
El lunes 5 se presentó en la Comisaría Nº 48. Tuvo que esperar cuatro horas para declarar.
En un primer momento se le exigió el informe directo del Instituto Médico Legal. Angelika explicó que un profesional confiable le había hecho uno en la Clínica Alemana y expresó: «si el Instituto Médico Legal me quiere hacer otro examen, me niego. Sé lo que es eso, trabajo con mujeres en mi país, cada examen se siente como un nuevo ultraje, tengo que cuidar mi salud mental». Quienes le tomaban la declaración en la Comisaría, aceptaron entonces sus razones. Dijeron que estaba bien, que igual se haría el trámite.

Miércoles 7, la víctima llegó a comparecer al 6º Juzgado del Crimen. Nuevamente esperó cuatro horas, pero esta vez sin éxito porque no había llegado el parte de la Comisaría.
Jueves 8, Angelika ayudó a la policía a hacer un retrato hablado, cosa que le dijeron era una gran excepción en estos casos. A esa misma hora, la traductora del Instituto Goethe, «una mujer tremendamente solidaria», descubrió en el Juzgado que el caso de Angelika no figuraba en los libros; preguntó a la actuaria por qué:

-La señora Angélica Krebs se va de Chile ¿verdad? Entonces, ¿cómo piensa seguir el proceso?- preguntó la funcionaria.
-Por un abogado
-Pero no lo puede hacer…
-Lo va a hacer
-Bueno… pero hay un párrafo en el que se dice que ella se niega al examen del Instituto Médico Legal y sin eso no se le puede dar curso.
Angelika se fue sin poder hacer una demanda.

Culpabilización institucional
«Además de la violación física, está la agresión sicológica a la que son sometidas las mujeres violadas por parte de las instituciones estatales de este país. La burocracia, la ambigüedad, la desinformación y, junto con esto, el escándalo de que no se les permita abortar.
La más violenta no es la actitud del violador -sólo siento asco, cuando pienso en lo que pasó-, sino la de una institucionalidad que desprotege a la víctima y que con su proceder claramente la culpabiliza», dijo finalmente Angelika Krebs a PUNTADA CON HILO.

CHILENAS VIOLADAS
En Chile, se producen 55 agresiones sexuales diarias (una cada 26 minutos). Las principales víctimas son niñas y jóvenes de entre 11 a 20 años. El 10 por ciento de las violaciones es denunciado, y sólo el tres por ciento de los culpables de estos delitos cumple sentencia judicial. Las cifras demuestran claramente que no existen garantías reales de justicia.

¡Basta ya! PUNTADA CON HILO solidariza con Angelika y con todas las víctimas de agresiones sexuales y, desde este espacio, exige una ley que garantice y promueva la inviolabilidad de nuestros cuerpos.

 FUENTE: PUNTADA CON HILO, AÑO 1, Nº 3, OCTUBRE 1994

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *