LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER ES UN DELITO (1994)

(Detalle página reportaje 1994)

Convicción
LA VIOLENCIA HACIA LA MUJER ES UN DELITO
x Puntada con Hilo

Una de cada cuatro mujeres sufre maltrato.La violencia, en todas sus formas, se da en los diversos estratos socio-económicos con algunas variaciones: los insultos y descalificaciones sin golpes son más frecuentes en los niveles de riqueza; y los combos, las patadas, la violación, las heridas corto-punzantes y de bala, aumentan a medida que el dinero y la calidad de vida escasean.
Antes de la encuesta que dio a conocer el Servicio Nacional de la Mujer en 1993, el 30% de las mujeres golpeadas no había hablado del tema con nadie y el 72% no lo había denunciado.

Control masculino
La violencia es un modo de control sobre los demás. Se ha usado de esa manera en guerras y dictaduras.
La usa quien abusa, quien se impone violando el legítimo derecho de la otra (o el otro) a no ser forzada(o).
Fuera y dentro de la casa es una cuestión de poder. La ejerce aquel a quien socialmente se le ha asignado el rol de jefe. Los adultos maltratan a los más pequeños, los fuertes y jóvenes a los ancianos, débiles y discapacitados.
No es un acto entre iguales.
La violencia de los hombres hacia las mujeres se desarrolla en la sociedad como un acto permisible. Aunque nadie lo manifieste públicamente, se acepta como parte de la relación de dos, «los trapos sucios se lavan en casa», se dice.

Pre-juicios
Lo primero que se pregunta es: ¿por qué le pegó? Luego se reflexiona: a lo mejor le gusta.
Y, por último, se cierra así: en problemas de casados no hay que meterse.

Promulgación de una ley
Las leyes están para regular la convivencia y podrían también aportar a derribar mitos sociales. 
La Ley sobre Violencia Intrafamiliar, siendo un hito importante, no tipifica el maltrato familiar como delito.
No se dice lo contrario, pero tampoco se especifica. La legislación chilena, en principio, le da sólo la categoría de falta a lo que suceda en el ámbito privado.
El objetivo principal de esta ley, según el Ministerio de Justicia, es «rehabilitar» al agresor, y por eso sólo en última instancia se le privará de la libertad. Lo primero será un «tratamiento educativo terapéutico».

El maltrato es uno
«Se entenderá por acto de violencia intrafamiliar todo maltrato que afecte a la salud física o síquica», dice el artículo 1º de la ley. Pero, según Soledad Larraín, sicóloga dedicada a la investigación sobre violencia contra las mujeres: «todo maltrato provoca daño físico y síquico a la vez. No hay por qué separarlos. Como personas integrales siempre seremos afectadas en ambos sentidos por cualquier forma de maltrato».

¿Borrón y cuenta nueva?
La ley obliga a que el juez, luego de oír al agresor, inste a las partes a la conciliación. Si consienten, el juicio se dará por terminado…Nuestras dudas:
¿El impacto de la violencia termina cuando acabó el acto de maltrato? ¿La falta (el golpe, el daño sicológico) desaparece gracias a la conciliación?

Opiniones
Hablamos sobre la ley con dos mujeres representantes de sus instituciones: Imay Ortiz, abogada del SERNAM, y Francisca Pérez, sicóloga de La Morada.

SERNAM
¿Por qué no se habla de delito en esta ley?
Imay Ortiz: Porque en Chile los problemas que se dan dentro de la familia se contemplan en el código civil y no en el penal.
Para que sea delito, debe ser muy preciso: asesinato, lesión grave. Por eso, cuando el maltrato constituya delito será competente el juez del crimen.
Lo valorable es que la ley antes llegaba hasta las puertas de la casa, y ahora entra. Se incluyen las lesiones leves y el daño sicológico que antes no se tomaban en cuenta.
Lo otro es que en materia de maltrato, el dolo, o sea la intención, hay que probarla para que sea delito, y eso es difícil.

Pero la intención siempre es el control
En materia jurídica es algo muy técnico. Por ejemplo, habría que probar que cuando una hombre le quebró la nariz a su esposa, quería eso. Y en pareja no es así. El pegó porque quiso dominar y resultó eso.
Hay contra argumentos, por ejemplo que la intención siempre es parte de la conducta, pero estamos buscando lo mejor para la mujer, y lo menos complejo de probar, para que sirva de verdad.
Si la lesión es grave, nadie va a negar que es delito.

¿Quién decide si es delito?
Los que reciben la denuncia, Carabineros, Investigaciones o los mismos Tribunales.
Si es lesión leve (aquella que sana en 7 días), la van a mandar al juez civil. También se puede comprobar más tarde que es delito y se puede cambiar de tribunal.

¿Cómo hacer más efectiva esta ley?
Con verdadera sensibilización a los jueces porque será fundamental un criterio amplio para aplicarla e informando muy bien sobre sus derechos a las víctimas.
Las leyes son mejorables. Si fuese necesario, luego de ver como actúa esta, es posible enviar proyectos para hacerla más efectiva.

La Morada
¿Qué crítica tienes?
Francisca Pérez: Lo primero es que el título de Violencia Intrafamiliar y no Violencia hacia la Mujer le quita la especificidad que tiene el maltrato en cada caso. Mujeres y niños maltratados tienen en común la violencia, pero son distintos.
La mujer está en una relación que ella eligió, depende afectivamente del agresor, pero podría luego de un proceso elegir romper la relación. Los niños no, su posibilidad de tomar distancia y decidir es nula.
Por otro lado, se niega el problema particular de las mujeres que consiste en que la violencia hacia ellas se da porque una sociedad que desvaloriza el género (femenino), lo permite.

¿Cuál es el valor de la ley?
Simbólico. La sociedad está reconociendo formalmente que la violencia hacia las mujeres es un acto deplorable. Termina con la idea de que ‘si se les pega despacio, no es tan malo’.
Y es la única herramienta con que contamos.

¿Qué te parece la cláusula de la conciliación?
Desde antes de la ley, el funcionario público que recibía el caso trataba siempre de conciliar, diciendo: «ahora quiero se perdonen, que usted no le pegue nunca más a su mujer…».
Es una liviandad, es como decir: ¡córtenla con el jueguito!
La violencia doméstica, más allá de las magulladuras, constituye una situación que daña sicológicamente a la mujer. Quitándole ese  contenido se aleja de una solución de fondo. El problema sigue ahí y hará crisis nuevamente, tarde o temprano.
Antes de la conciliación debe existir una evaluación profunda de parte de la mujer, con apoyo profesional, para que pueda decidir si quiere, si puede, o si está conciliando por temor o por una gran autodescalificación.                                     

FUENTE: PUNTADA CON HILO, AÑO 1, Nº 1, Agosto 1994

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *